Novembre  2018
Lun Mar Mer Gio Ven Sab Dom
   
  1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30  

MLO URUGUAY – Escuela de formación orionita

Bajo el lema “Don Orione pasó por acá”, una mirada a Don Orione en tierras uruguayas se desarrolló el Encuentro de la EFO en el salón del Cottolengo femenino, participando alrededor de 40 personas de todas las Comunidades e integrantes del ISO.

Don Orione fue el primer santo que caminó por nuestras calles.

¿Cómo hablaba Don Orione? ¿Cómo miraba Don Orione? Cuando una persona lo conoce cambia su vida.

Cuando Don Sterpi conoce a Don Orione deja el seminario de Tortona y se va con él, Don Gaspar Goggi decide seguirlo desde muy joven, lo mismo sucede con los laicos.

Cuando Don Orione llega a Uruguay no fue lo mismo que llegar a Argentina, son culturas diferentes.

En 1921 vino por primera vez, se embarcó desde Rio de Janeiro y viajaba a Buenos Aires para participar en la gran Peregrinación a Luján; pero recibe un telegrama de Mons. Silvani de la Nunciatura de Buenos Aires que le dice que descienda en Montevideo y se traslade a bordo de un vapor para llegar más rápido a Buenos Aires.

Pero el “atajo” sugerido por Mons. Silvani tuvo el efecto contrario, y Don Orione debió permanecer en el puerto de Montevideo a la fuerza, pues su pasaporte era para Argentina no para Uruguay. No pudo llegar a tiempo a Luján pero en compensación conoció al arzobispo de Montevideo Mons. Juan Francisco Aragone y a Mons. Bianchetti, ambos lo invitaron a abrir sus Obras de caridad en Uruguay.

Cuando Don Orione viene a Uruguay ya se había producido la separación Iglesia – Estado. Surgen entonces las Damas Católicas con quienes él se contacta.

Don Orione encontró en Uruguay un panorama laico y racional, valoró la hospitalidad, la justicia y percibió que el Evangelio se fue mezclando con la cultura.

Más tarde surgen uruguayos que se consagran a Dios por Don Orione.

Trabajamos en grupos en base a estas preguntas:

1)      ¿Qué es lo que más te atrae de Don Orione?

Entonces surge su vida de contemplación y acción, su confianza infinita en la Divina Providencia, la forma de relacionarse con la gente y como continuaba la relación a través de las innumerables cartas que hay hoy de él. La forma de Don Orione de vivir el Evangelio siempre cercano a los últimos.

También contamos con testimonios grabados de señoras que lo conocieron siendo niñas de la catequesis de la Parroquia San Carlos y coinciden en la impresión que les quedó de su dulzura, de un hombre extraordinario.

Teresita, residente del Cottolengo nos dice que lo que le atrae es su paternidad, sencillez y dulzura y que a través de Don Orione conoció a Jesús!!

2)      ¿En qué aspectos creo que me transformó conocerlo?

Cuando conocemos a Don Orione nos transformamos, él nos muestra a Jesús encarnado en el enfermo, en el pobre, en el abandonado.

Llama la atención la fuerza que tuvo para transmitir su Carisma a los religiosos, religiosas y laicos y por eso la Obra vive en el mundo.

Cabe destacar la compañía de religiosos y religiosas en cada grupo de trabajo.

En su segundo viaje a América Latina en 1934 y hasta 1937 Don Orione vuelve a Uruguay desde Buenos Aires en varias oportunidades y es así como el 7 de agosto de 1937 realizando una pequeña escala en Montevideo celebra su última Misa en territorio latinoamericano en la Parroquia de San Carlos.

Los Cottolengos de Montevideo se fundan después de su muerte en 1946 y 1961 pero nos quedaron “dos puertas abiertas al cielo”.

                                                                                                                          

                                                                                                       Ana Ma. Álvarez Vassallo

                                                                                                       Coordinadora territorial